Quo Vadis Despacho Profesional

Quo Vadis Despacho Profesional

Inicio este post con una fotografía captada en Nova Delhi a principios del siglo XX donde se puede ver una persona dedicada profesionalmente a copiar escritos ajenos o a escribir al dictado.

En una sociedad con bajo nivel de escolarización sin duda alguna la figura del que sabe escribir y leer es importante como canal de comunicación para el correcto fluir de los mensajes escritos entre dos puntos de información.

Puede ocurrir que la incomunicación no sea debido a la falta de escolarización si no por la sofisticación del código de comunicación. Este es el caso por ejemplo de las relaciones entre la Administración Pública y los administrados, el conjunto de leyes, reglamentos, normas,… hace que aunque se sepa leer y escribir la sofisticación de los protocolos o simplemente el tiempo necesario para aprenderlos sea necesaria la búsqueda del “escribano de Nova Delhi” que facilite esta comunicación. Es el momento cuando las gestorías toman relevancia en estas relaciones con la administración  Presentación de contratos, liquidación de impuestos, amparos legales,… serán las razones por las que sea necesario recurrir a este tipo de intermediación.

La sociedad evoluciona y la administración se va adaptando a nuevas necesidades y muchos aspectos y ámbitos esta relación se ve paulatinamente simplificada o asequible para el propio administrado.

La administración está avanzando en este sentido sobretodo propiciado por el ingente volumen cruzado de información que gestiona de sus administrados y que hace que el criterio de liquidación de impuestos vaya siendo sustituido por el criterio de pago de impuestos. El ejemplo más transparente seria la declaración de renta que ya en gran medida viene calculada por la Agencia Tributaria.

¿En qué posición queda el asesor entre el administrado y la Agencia Tributaria, la Tesorería, la Administración local,…?

El asesor no puede quedarse en la zona de confort que tenía como “escribano de Nova Delhi”

¿Quo Vadis despacho profesional?

Para definir la nueva hoja de ruta del despacho profesional pondría en valor cuatro variables subrayables:

CONOCIMIENTO

Este ha sido el parámetro más destacable en la propuesta de valor del despacho para con sus clientes, pues bien, para mí en el futuro es el que deja de tener menos importancia. Es cierto que habrá que tener una base de conocimiento siendo condición necesaria para ejercer pero no suficiente para sobrevivir y menos triunfar. El conocimiento se puede comprar y siendo un conocimiento digitalizable probablemente incluso deje de tener valor. Pensemos como ya en estos momentos es posible conocer el diagnostico de síntomas médicos consultando por internet siendo este un factor de redefinición en la función de estos profesionales. Conocer muchas leyes o reglamentos no será en sí mismo ninguna ventaja competitiva y si como saber acceder a ellos.

TECNOLOGÍA

Apostar decididamente por un formato de despacho digital en lugar del tradicional analógico será el camino transformador de más garantía de futuro. Invertir en herramientas digitales que aumenten la productividad del despacho y lo vinculen más y mejor con sus clientes estará en las garantías por conseguir ventajas competitivas que diferencien y hagan más competitivo al despacho. Será pues imprescindible tener un software interno que cubra la producción de servicios, la gestión interna departamental y las pasarelas de relación entre cliente y asesor. La comunicación de contenidos (web, blog,..) la gestión de mensajes (redes sociales) la digitalización de documentos en definitiva ofrecer al cliente del despacho mayor índice de utilidad al servicio prestado hará que el despacho se proyecte en el futuro con total garantía.

CREATIVIDAD

La diferenciación, la originalidad, lo singular, lo genuino es lo que hace destacable el servicio y por lo tanto ser reconocido y valorado. Todos los procesos de creación de valor del despacho deben ser revisados a fin de encontrar que podemos hacer para que sea de máxima utilidad para nuestro cliente. La creatividad en nuevos servicios, nuevas propuestas, nuevas soluciones, nuevos esquemas de gestión y control,… sin duda harán del despacho el mejor socio –aliado para el empresario que recurre al asesor más allá de un simple “escribano” Y seguro que habrá mercado que no entenderá que este es el camino es por ello que tener marca y gestionar estratégica ayudará en la creación de necesidad al cliente. Orientar la organización a este enfoque creativo y disruptivo es tan gran reto como el de caer en el anonimato sin capacidad de transmitir una propuesta de valor competitiva.

RELACIÓN

El último punto que deseo destacar es de la relación. Como este punto siempre había sido el de menos importancia puesto que eran los clientes y sus necesidades las que siempre venían al despacho y ello comportaba un estilo de relación reactivo donde no hacía falta ninguna estrategia de relación para con el mercado. En este momento este paradigma también ha desaparecido de tal manera que o vamos de manera proactiva a relacionarnos o el saldo operativo del negocio cada año será negativo. Tener personal con perfiles relacionales potentes, estrategias de comunicación definidas, herramientas y canales de información actualizados permitirá tener una presencia que se traducirá en mejores oportunidades de negocio.

Para saber hacia dónde se dirige el despacho profesional habrá que poner la brújula del destino enfocada al norte de la TECNOLÓGICA, la CREATIVIDAD y la RELACIÓN. Si no es así el despacho continuara su función de “escribano” con la duda de cuánto tiempo más podrá durar esta propuesta de negocio.

Mucha suerte y muchos aciertos.

Ignasi Vidal Diez

Responsable de Canal y Desarrollo de Negocio

SAGE Despachos Profesionales

Comprometido con los que Asesoran

Acerca de Ignasi Vidal Diez