De la teoria a la práctica

De la teoria a la práctica

¿Cuántas veces hemos oído esta sentencia? Cuántas veces hemos oído “toca de oídas” haciendo alusión que no se tiene el conocimiento real imprescindible.

Es verdad, que para poder actuar es necesaria una teoría, un aprendizaje, un conocimiento pero también es cierto que es necesaria una práctica. Tener un contacto próximo a la realidad es clave en el desempeño de las tareas tanto internas de organización como externas con los clientes.

Hace tiempo escribí un artículo sobre “el despacho mata” significando que no salir del entorno conocido nos empobrece a cada instante. Levantarse y acercarnos a las realidades anteriores y posteriores en nuestra aportación de valor sin duda nos provee de argumentos para un desarrollo más eficaz de las tareas encomendadas.

Mi tesis, mi experiencia, mi recomendación es que acercarnos a la realidad nos aporta un conocimiento exclusivo que de otra manera es imposible adquirir.

A veces se habla del “año sabático” como una experiencia personal con trascendencia global en los entornos donde se actúa incluido el profesional. Sin duda sería una experiencia fantástica tener disponibilidad de ello, ahora bien, propongo algo más sencillo que nos enriquezca siempre que queramos y no es más que ponernos en la “piel del otro” durante un tiempo.

  • Que el técnico haga de comercial
  • Que el comercial haga de técnico
  • Que el administrativo haga de usuario
  • Que el directivo haga de auxiliar
  • ….

Con estos cambios internos la visión de la organización toma otra dimensión y nos acerca a la realidad que a veces oímos pero que casi nunca vivimos. Con toda seguridad cuando volvamos a nuestro lugar la visión que tendremos de la cadena de valor será distinta y sin duda mucho más real, rica y comprensiva.

Pero hasta aquí cambios en el orden interno de la organización, permitirme ser un poco más atrevido y pida también el cambio de silla con nuestros clientes o proveedores. Esta es una posición mucho más arriesgada, sin embargo mucho más enriquecedora.

Pensemos en quien es nuestro cliente y pensemos que por unos días tuviéramos la oportunidad de vivir como nuestro cliente, es seguro que la visión que tendríamos a partir de entonces con nuestros clientes sería distinta, más real, más autentica,…

  • Intentar vender servicios de asesoría a una empresa sin haber sido cliente de la asesoría nos da una visión incompleta del flujo de relación que debe existir entre cliente y proveedor.
  • Intentar aconsejar soluciones cuando nunca las hemos necesitado puede significar no adecuar el mensaje a la realidad.
  • Hacer de cliente puede significar el descubrir soluciones que nunca hemos ofrecido a nuestros clientes.
  • Necesitar ayuda y pedirla seguro nos aporta una visión nueva de la significación de los servicios que damos y como pueden perfeccionarse.

La mejor formación que podemos desarrollar una vez alcanzado un mínimo académico es la que podamos conseguir de la experiencia profesional adquirida de nuestros clientes internos o externos. Hacer permanencias en su día a día nos facilita entender la realidad desde otra perspectiva y por tanto descubrir matices, argumentos, complicidades, soluciones,… que nos harán crecer como profesionales y como organización.

El mejor “training” es el “experiencing” y es bueno recordarlo y mucho mejor practicarlo.

Mucha suerte, muchos aciertos y mucha experiencia.

 

Ignasi Vidal Diez

Responsable de Canal y Desarrollo de Negocio

SAGE Despachos Profesionales

Comprometido con los que Asesoran

 

Image credit: buchachon / 123RF Foto de archivo

Acerca de Ignasi Vidal Diez