Espionaje, el I+D de los pequeños

Espionaje, el I+D de los pequeños

 
Dentro de la estructura común de las empresas de servicios es prácticamente imposible encontrar persona u órgano que asuma las funciones de I+D que una organización competitiva debería tener. Un departamento de I+D que diseñe nuevos productos y servicios que cumplan con las necesidades cambiantes del mercado.
De no disponer ni persona ni departamento ni procedimiento en el desarrollo creador del negocio ¿Qué hacer? Asumiendo que esta es una función capital, una posible fuente de conocimiento podría ser el espionaje. Copiar, copiar bien, copiar y adaptar lo que otros han implementado en el mercado ofrece posibilidades reales de crecimiento empresarial y ¿Cómo hacerlo?
 
Desde propuestas procedimentales a propuestas instrumentales podría enumerar:
 
Visitar a clientes de la competencia. Siempre es necesario y estratégico visitar clientes de la competencia con la aspiración de aumentar cifra de negocio, ahora bien existe otra intencionalidad tan deseable como la primera que es averiguar como el cliente se relaciona con su proveedor, es decir, nuestro competidor. Que servicios recibe, cuanto le cuesta, que medios tiene a su disposición.
 
Escuchar a los clientes con las ofertas que reciben. Otra fuente de espionaje es el conocimiento que podemos adquirir escuchando las ofertas que nuestros clientes reciben de la competencia. Es importante, observar que valores transmiten, como los presentan, con que condiciones operativas,…
 
Colegios y Asociaciones profesionales, colectivos empresariales también configuran iniciativas que pueden ser susceptibles de ser copiadas y/o adaptadas. Basta hacer seguimiento en su página web, publicaciones, etc para conocer nuevas formas de servicios. Generalmente son fuentes de contenidos y conocimiento aplicables a la creación de nuevas propuestas para nuestros clientes. Tenerlos identificados en nuestros Favoritos y leerlos regularmente nos permite acceder a otra realidad especialmente interesante.
 
Competidores de referencia. En todo sector de mercado existen competidores de referencia, son los líderes, son los de máxima influencia y generadores de tendencias, su seguimiento nos sitúa en la vanguardia de los últimos avances en el suministro de servicios, prestaciones, tarificación, comunicación.
 
Competidores del mismo perfil. Identificar aquellos cuya propuesta es similar a la nuestra nos permitirá compararnos de igual a igual. Reconocer lo que estamos haciendo mejor y lo que hacemos peor es un camino para la mejora continua.
 
Seguimiento Facebook. Facebook es una red social y parecería que el mundo de las empresas no seria su terreno natural. Sin embargo cada día más encontramos organizaciones que con su presencia promueven su negocio, se relacionan con sus fans y mantienen una presencia de marca muy a tener en cuenta. Con su seguimiento podemos observar que iniciativas en comunicación, servicios, relación con sus clientes van mostrando de manera pública. Puede ser un canal de comunicación, promoción y servicio con clientes que espiado nos aportara muchos contenidos.
 
Seguimiento Twitter. En estos momentos es la red social que más esta creciendo y más está presentando posibilidades en comunicación. Seguir la cuenta de Twitter de nuestros competidores supone ver que está comunicando y a que seguidores se dirige. Este seguimiento lo podemos hacer desde la identificación como seguidor o directamente desde una lista que no de visibilidad de nuestro seguimiento. También podemos seguir al personal de nuestros competidores, ellos influyen también en el posicionamiento de la marca.
 
Grupos profesionales en Linkedin. En Linkedin encontramos básicamente personas que dibujan su perfil profesional y que se vinculan a organizaciones. En segundo nivel existen los grupos de trabajo donde se comparten contenidos específicos por segmentos de negocio, conocimientos, productos, etc… Es una red social todavía con mucho recorrido.
 
Alertas en Google es también un instrumento de conocimiento. Conocer que se publica en internet de nuestros competidores nos posibilita ver que y como esta ocurriendo.

Benchmarking. Finalmente y con una visión más abierta hay este concepto que se puede definir como un proceso comparativo de productos y servicios en cualquier organización. No debe ser necesariamente afín a nuestro mercado. Se trata del estudio de las mejores prácticas en cualquier mercado con la posibilidad de ser adaptados al entorno en el que operamos. Las tarifas en un gimnasio pueden dar ideas novedosas de cómo aplicar tarifas en un despacho profesional.
 
Copiar si se hace bien puede ser un recurso muy valioso. El espionaje de nuestra competencia o de nuestro entorno también puede ofrecernos estímulos al desarrollo de la creatividad.
 
El conocimiento que se obtiene no puede ser circunstancial y debería ser aplicado a:

  • El mejor conocimiento de los competidores y por tanto de aquellos potenciales clientes que operan con ellos. Una estrategia CRM evitará que este conocimiento se pierda.
  • La definición de tácticas concretadas en operaciones que permita acercarnos a nuestro mercado de manera más innovadora y más eficaz.
Mucha suerte y muchos éxitos también en el espionaje.

Ignasi Vidal Diez
Responsable de Canal y Desarrollo de Negocio en SAGE Despachos Profesionales
Comprometido con los Despachos Profesionales
Soluciones para Despachos Profesionales


Acerca de Ignasi Vidal Diez