Impuesto bolsas de plástico y Despachos Profesionales

Impuesto bolsas de plástico y Despachos Profesionales

Todos conocemos que uno de los canales de recepción de datos de los clientes del despacho ha sido y sigue siendo en menor medida la “bolsa de plástico con facturas, tickets…”. Ello ha supuesto un proceso que en estos tiempos de ecologismo y digitalización aparece como un anacronismo.

Pero la realidad está cambiando. Entregar las facturas al asesor en una bolsa de plástico solo supone ineficiencias para el cliente y para el despacho y en breve un “delito” si el cliente no paga el impuesto correspondiente de bolsas de plástico.

A partir del 1 de enero de 2.018 todos los comercios deberán cobrar por las bolsas de plástico que entreguen a sus clientes. En algunas comunidades autónomas ya se aplica y el resultado es la sensibilización de los clientes al uso de otros medios como bolsas de papel o de tela reutilizables, concentrar las compras y utilizar el carrito de la compra, o cambios en los comportamientos como la compra on line con entregas a domicilio.

¿Qué tiene el despacho que aprender de esto? Es cierto que el impacto ecológico de las bolsas de plástico podría parecer menor, sin embargo, debería considerarse que dentro de esta bolsa de plástico hay papel, un papel que si tiene impacto ecológico y que en los próximos años tenderá a desaparecer su uso. También deberíamos sumar a esta bolsa de plástico con facturas el transporte y por lo tanto el impacto en combustible y tiempo empleado que sin duda suma  los costes del canal. No hablamos pues de solo 3 céntimos de euro por una bolsa sinó de mucho más.

A estas alturas no creo que esté contando nada nuevo a los titulares de los despachos realmente sensibilizados en la rentabilidad y futuro de su negocio, sin embargo, algo me hace pensar que el volumen de transacciones realizadas con este pack de bolsa plástico más facturas todavía es muy significativo aportando una cuota de ineficiencia empresarial y lucro cesante importante.

Somos un país de autónomos y pequeñas pymes (según el I.N.E. el 80% de las empresas tienen entre 0 y 2 empleados) la digitalización tiene, en este segmento, mucho recorrido de mejora y las obligaciones legales y tributarias están confiadas en los 64.512 despachos profesionales y asesorías que hay en España según I.N.E a finales 2.015.

Con todo ello pienso que el despacho profesional puede y debe ya impulsar un proceso de transformación completo y definitivo de migración de sus clientes “plásticos” a clientes “digitales” adoptando un paquete de medidas que permitan al despacho conseguir:

  • Nuevas propuestas de servicios tomando el dato como eje de la comunicación automatizada
    • Facturas escaneadas (formato en pdf…)
    • Hoja de cálculo (registro de facturas sincronizable…)
    • SAGE One software sencillo de facturación en entorno cloud para ser utilizado todo tipo de dispositivos (ordenador, tablet, smart phone…)
    • SAGE Live, 50, 200 como software que integra las áreas funcionales y de control de la empresa
    • Outsourcing de servicios administrativos donde la propia asesoría ofrece los recursos, la tecnología y los procesos para que el cliente solo haga foco en el core de su negocio
  • Mayor competitividad y eficiencia gracias a unos mejores costes de producción
  • Nuevas tarifas de servicios más competitivas y más adaptadas a las nuevas los nuevos servicios o a nuevas expresiones de los servicios de siempre
  • Soluciones con mayor valor añadido para el cliente traducido en una mayor utilidad entregada (velocidad, información, precisión)
  • Deslocalización que empodere la ampliación de sus horizontes de mercado virtualmente

En esta campaña de “clientes de plástico a clientes digitales” el despacho en general y sus propietarios en particular toman una un rol proactivo en forma de influencia, prescripción, formación… que se verá recompensado con beneficios extraordinarios.

Y como este camino no es fácil e incluso puede parecer que aparta al despacho de su core de negocio tradicional de servicios es por el que aparecen nuevas formas de relación y colaboración entre los distintos componentes de la cadena de valor de creación de los servicios.

SAGE con su fórmula de Asesoría como Socio de Negocio da una respuesta a este colaboración y suma a la propuesta de servicios del despacho una nueva dimensión de negocio que amplifica y gratifica la propuesta tradicional.

Adhesión al PROGRAMA de ASESORÍA como SOCIO DE NEGOCIO de SAGE

Descargar eBookAmpliando los horizontes de oportunidades del Despacho Profesional” 

Nada es igual en este mundo de permanente evolución y trabajar acompañado puede ser la garantía de continuar el camino en la correcta y necesaria transformación.

 

Ignasi Vidal Díez

Gerente Desarrollo de Negocio

SAGE Accountants

 

Acerca de Ignasi Vidal Diez