El TODO o la PARTE en el futuro del Despacho

El TODO o la PARTE en el futuro del Despacho

Cuantas veces en nuestros argumentos (o justificaciones) damos el TODO como pilar de la justificación. “TODOS mis clientes…” “TODOS mis empleados…” “TODOS mis servicios…” etc

Entiendo este TODOS, pero muchas veces esconde la excusa fácil, no razonada y anestesiante de visiones que deberían dar resoluciones más precisas a situaciones no homogéneas.

En el mundo de los despachos cuando hablamos de aplicar tecnología a las relaciones con los clientes de los despachos, a sincronizar datos entre despacho y clientes, a compartir de manera colaborativa la entrada de datos en BBDD unificadas se suele “desactivar” la oportunidad diciendo que “todos los clientes del despacho no están por esta labor” escondiendo ello una falsedad en términos relativos y una miopía en términos de tiempo.

FALSEDAD EN TERMINOS RELATIVOS

Si paráramos el tren del día a día y por un momento pudiéramos hacer una radiografía de los clientes del despacho según los criterios de la generación a la que pertenecen los decisores y su aplicación en las nuevas tecnologías veríamos cuan engañados estamos.

Los clientes decisores pertenecen a una generación (Baby Boomers, Generacion Z o Milenials) que seguro configura una manera de entender el mundo y las relaciones

Los clientes decisores utilizan la tecnología, el software, los dispositivos, las comunicaciones en mayor o menor medida pudiéndose calificar desde analógicos a digitales pasando por hibridos.

Así pues, si inventariamos la cartera de clientes del despacho podríamos confeccionar un gráfico donde se represente el peso de cada uno de estos segmentos.

imagen1

 

32 + 10 + 11 + 14 suman un 67% de clientes no muy interesados en la tecnología y sus posibilidades, pero esto no es el 100% ¿Podemos estar despreciando un 33% de los clientes? Estos no reciben de nuestra parte las soluciones tecnológicas esperadas, los servicios actualizados, los argumentos relacionales actualizados…

MIOPIA EN TÉRMINOS DE TIEMPO

El porcentaje de analógicos o quasi es importante y nada despreciable pero solo es el inicio de un proceso de transformación imparable por la evolución generacional y tecnológica.

Ello nos aboca a escenarios futuros como el siguiente:

imagen2

 

El simple paso del tiempo balancea los segmentos del despacho hacia otro tipo emergente e irrefrenable de clientes con una expectativa de relación, producto y tecnología radicalmente distinta a la que tenemos en la actualidad.

El 67% de clientes no tecnológicos que sumábamos en el anterior grafico podrían transformarse en un espacio “breve” de tiempo en un 11 + 18 + 16 + 11 que suma un 56% de los clientes que estarán interesados en tecnología, servicios conectados, argumentos próximos, personal sensible a sus necesidades… un auténtico cambio de “tortilla” para el cual debemos prepararnos desde el minuto 0 que comprendamos esto.

Como me gusta decir “Crisis, es llegar tarde a los cambios” y eso es aplicable a la realidad que gestionamos en este momento. No hacer los cambios necesarios serán la razón de crisis futuras.

Iniciemos la nueva visión de las cosas, la creatividad por los cambios, la decisión en la acción, la inversión en tecnología, la identificación del talento… y todo aquello que nos haga salir de los paradigmas que durante muchos años han funcionado pero que el futuro nos garantiza cambiarlos.

Mucha suerte y muchos aciertos.

 

Ignasi Vidal Díez

Business Development Manager

SAGE Accountants

Acerca de Ignasi Vidal Diez