¿Se puede gozar en una gran tormenta?

¿Se puede gozar en una gran tormenta?

Cuando en el 2.008 se empezaron a manifestar los síntomas de tormenta en el trayecto empresarial y comercial que vivimos dije “ahora se va a ver quien es marinero de verdad” y lo decía porque no me imagino un viejo lobo de mar solo deseando navegar con la mar plana y tranquila.
 
El amor y el respeto al mar cuando más se demuestra es precisamente en las tormentas. Hombre y elementos se enfrentan en un reto de superación continua.
 
Ser comercial, emprendedor, persona de negocios cuando las condiciones ambientales son favorables resta méritos al esfuerzo y resultados obtenidos, en cambio cuando la adversidad es una constante superación personal la simple supervivencia es un éxito y lograr el objetivo lo más sublime.
 
Navegar con la adversidad supone:
 
Superación personal. Quizás lo mas difícil de superar en estas circunstancias sea las emociones encontradas y en especial al miedo. Saber convivir con el miedo a lo desconocido, a las situaciones extremas sea lo primero que debamos gestionar de la manera más eficaz. El pánico esta prohibido. El principal antídoto la fortaleza personal. Cabeza fría y pulso sereno frente a las situaciones que van apareciendo deben ser las variables que rijan un rumbo firme.
 
Solidaridad del equipo. El viaje casi nunca es una aventura solitaria. El equipo es fundamental y el principal valor la solidaridad entre todos representada con los valores de la generosidad, la fortaleza, la comprensión,… La suma del grupo es superior a la suma de los individuos. Estar rodeado de un buen equipo lo deseable, sacar el máximo partido del equipo lo imprescindible.
 
Auto aprendizaje. Las tormentas nunca son iguales y a pesar de contar con la experiencia de otras siempre hay una ola nueva, un cambio de viento diferente. El auto aprendizaje se hace imprescindible en el análisis y aprendizaje continuo de las nuevas situaciones que van apareciendo. La humildad y el espíritu critico son buenos aliados.
 
Oportunidades extraordinarias. Todo lo que ofrece una gran tormenta acaba siendo un inmenso conjunto de oportunidades que solo los escogidos sabrán interpretar y reconducir adecuadamente. Y muchas veces la oportunidad no lo es en si mismo sino en como la sabemos interpretar y los demás no. Lamentarnos no conduce a ningún lugar, esconderse no es posible y la pasividad solo es garantía de fracaso.
 
Gozar. Si estamos enamorados del mar significara vivir este escenario tormentoso con gozo sobretodo por el reto que supone. Y es verdad que hay momentos en que las fuerzas flaquean, la brújula de la motivación se desorienta, la desazón te arrincona a la extenuación, será el momento de recurrir a lo básico, a las viejas canciones de mar, al brindis con los compañeros de viaje, a que todo tiene sentido y al final sale siempre el sol y a que las dificultades con una sonrisa conducen a un mejor viaje personal y sobretodo colectivo.
 
Mayo ha tenido olas y vientos extraordinarios y sin embargo hemos llegado a puerto. Junio es otra oportunidad y especialmente empieza el martes 5 de junio a las 9:30 en la sede de Foment del Treball de Barcelona y de la mano de SAGE División Despachos Profesionales tendré la oportunidad de compartir con profesionales de servicios empresariales mis bitácoras de navegación en tormenta.
 
Buena ruta.
 

Ignasi Vidal Diez
Responsable de Canal y Desarrollo de Negocio en SAGE Despachos Profesionales
Comprometido con los Despachos Profesionales
Soluciones para Despachos Profesionales


Acerca de Ignasi Vidal Diez